enero 29, 2017

Skaters en Barcelona


Estaba en pleno verano 2016. Tenía muchas ganas de ir a camina y quería ver gente, así que agarré mi bici y me fui a la playa.
Me queda cerca la primera playa, a unos 10 minutos en "bajada". Pero quería ver MUCHA gente así que seguí eternamente y llegué hasta el famoso Hotel Wella. 
este chico estaba totalmente dedicado a hacer piruetas, no hacía más nada y no hablaba con nadie. Esta ahí solamente él, no había turistas y no había más gente alrededor; solamente su patineta. Y yo, queda claro. 

La idea de salir ese día con mi cámara, era hacerme amiga del objetivo Minolta que acababa de descubrir. Es un objetivo manual, con anillo de apertura (hermoso, ¿verdad?). Tenía que conocerlo y ver qué tal me sentía con él. Me encanta. 
Sobre la experiencia con ese nuevo objetivo, puedo contarles que es para los días en que esté sola y quiera meterme mucho en la actividad, la cantidad de tiempo dedicado a cada foto, se duplica o triplica. Maravilloso también. 


Después de ir a la playa, tenía que volver a la primera playa a la que fui, porque es la que queda en la vía hacia mi casa. Marbella, se llama.

Ahí me senté un rato, esperando que alguien me inspirara un poco y porque ya venía emocionada. Ahora quería complicar la historia con una foto más rápida. Acción. Y fue cuando este chico de abajo, salió.
No tengo conocimientos del mundo del skate, bicis o afines, nunca he visto competencias ni sé qué se busca en momentos así, pero ahí estaba esperando encontrarme con algo que traer a casa.
Así que emocionada y muy satistecha, aquí las tengo. Son el resultado de trabajo y concentración de ese primer día, trabajando lentísimo y sin enfoque automático posible.




octubre 30, 2016

Marina di Camerota 2016

Como cada año, volvimos a la amada Marina del pueblo  de Camerota, en Salerno, sur de Italia. Esta vez fuimos acompañados a disfrutar de lo que quedara de verano en octubre. Sí que quedaba. ¡Estuvo buenísimo!Estas fotos de abajo, las hice una mañana en la que me escapé  un poquito más temprano de lo normal. Como solo llevé la cámara Sony y su objetivo 16-50mm (porque dejé en Barcelona el adaptador para los otros), estaba super triste. Había preparado mi cerebro para hacer otro tipo de fotos y traérmelas a mi casa con mucha emoción. Pero no.





agosto 21, 2016

Cadaqués, pueblo pescador.



Este año, pudimos conocer Cadaqués.

Es un pueblo de pescadores, con mucho viento y mucho color blanco. La tramuntana o vientos del mediterráneo, se sienten muy bien en ese lugar. Hay MUCHO viento.

Es un viaje tortuoso porque hay muchas curvas en el camino y se va en bus desde otro lugar, por si decides que quieres ir en transporte público. 
Ese día, decidimos hacer el camino de ronda (como unos 8 kilómetros) acompañados de muchas otras personas en el mismo plan, algunos españoles y algunos extranjeros, que probablemente quisieran ejercitarse un poco y no tanto conocer el pueblo. 

Puede uno bañarse donde mejor le parezca, hay muchas calas por ahí donde quedarse tranquilamente alejados de otros turistas o simplemente con ellos, para compartir un poquito. 











Las aguas son bastante cristalinas pero no hay arena realmente, con piedras, piedritas y piedrotas más que todo de color oscuro. 

De todas las imágenes de ese día, ésta es la que más me gustó. Supongo que porque puedo ver la calma en el agua y porque había silencio, una sombrilla de rayitas azules (que me recordaron a Picasso) y porque obviamente asocio todo este viaje con Dalí, aunque no entré a su casa-museo en Port Lligat.